Un perro suelto en un coche es tan grave como usar un teléfono móvil.

Un nuevo estudio destaca la necesidad de mejorar la educación y la información sobre el uso de arnés para perros que viajan en vehículos.

Para garantizar la seguridad de los conductores y las mascotas, se necesitan pruebas obligatorias de restricciones de perros en el automóvil y una mejor educación sobre los peligros de tener mascotas sueltas en el automóvil, sugiere un nuevo estudio de la Universidad de Adelaida.

El estudio encontró que, si bien dos tercios de los australianos restringen a sus perros cuando conducen, este número varía según el lugar donde vivían los conductores, su edad y el tamaño de su perro.

Si bien, la mayoría de los dueños de perros australianos suelen usar un arnés y una correa unidos a una hebilla del asiento y conducen con su perro en los asientos traseros del automóvil, el estudio descubrió que, de 25 arneses probados, solo dos sujetaban de manera segura el maniquí utilizado. “Esto dificulta que los dueños de perros seleccionen el mejor tipo de arnés para su perro”, resaltan los investigadores.

La mayor proporción de propietarios que sujetaban a sus perros vivían en Nueva Gales del Sur y Queensland (más del 70%), mientras que el sur de Australia era inferior al 62%. En Australia del Sur, la ley establece que los perros deben estar sujetos solo cuando viajan en la parte trasera de un camión. En ningún estado o territorio australiano es obligatorio sujetar de forma segura a los perros cuando van en un coche. Las personas que no siempre sujetaban a sus perros en vehículos tendían a ser más jóvenes, conducir con menos frecuencia y tener un perro más grande.

La autora principal, Susan Hazel, de la Facultad de Ciencias Animales y Veterinarias de la Universidad de Adelaida, hace hincapié en que “los perros sin arnés son una distracción potencial tan grave como usar un teléfono móvil”.

“Tener un perro sin sujeciones en un automóvil puede conducir a la distracción del conductor. Conocemos el vínculo entre los teléfonos móviles y la distracción en la conducción. Es probable que dar palmaditas o darse la vuelta para mirar a su perro sea igual de malo», destaca.

“Aún es más importante si tu perro no está sujeto y tienes en un accidente, tu perro puede resultar gravemente herido o muerto. Si tu perro se convierte en un proyectil en un accidente, otras personas en el automóvil también pueden sufrir lesiones graves», añade.

En este sentido, explica el caso de un ciudadano australiano, Jess Dunduk, que conducía a 60 km/h cuando tuvo que frenar con fuerza y su galgo, Peppa, llegó de los asientos traseros a los delanteros y golpeó el cristal.

“Tuvimos mucha suerte de tener lesiones mínimas. Peppa se salió con contusiones y tuve algunos rasguños en mi brazo por haberme rozado», apunta Dunduk.

“Pensar que, si estuviéramos viajando más rápido o incluso hubiéramos chocado contra el auto de enfrente, es aterrador. La experiencia ha cambiado drásticamente la forma en que viajo con perros en el automóvil. Solo uso arneses probados para viajar en automóvil con mis perros o jaulas. Da miedo pensar que hay productos en el mercado que no han sido probados para un accidente automovilístico”, manifiesta Dunduk.

Fuente: http://www.diarioveterinario.com/texto-diario/mostrar/1517260/perro-suelto-coche-grave-como-usar-telefono-movil

Y recuerda, tener siempre a tus mascotas identificadas por si se te pierden. Visita nuestra web en Pinpet.com

http://www.pinpet.com Accesorios personalizados para mascotas.

Cuándo puede ser peligroso que te chupe tu perro.

Una de las mejores cosas de tener los perro es que son muy cariñosos. Es casi como si pudieran sentir cuándo estamos tristes o deprimidos, y siempre intentan compensarlo con algún beso de más. Pero aunque tengan buenas intenciones, esos besos, bueno, lametones, no siempre son buenos para nuestra salud.

Desafortunadamente, esto es lo que le ocurrió a una mujer de Ohio que contrajo una rara infección después de que su perro le lamiese un rasguño y tuviesen  que acabar amputándole las piernas y las manos. Las bacterias de la boca del perro se propagaron por su cuerpo a través de una herida abierta, y lo mismo podría sucederte a ti si un perro, gato u otro animal te muerde o te araña.

Así que, ¿deberías preocuparte cada vez que un perro o un gato de te un lametón? Esto es lo que necesitas saber para estar a salvo.

Cuando preocuparse por el lametón de un perro

Si te parases a pensar en todo lo que un perro lame o se lleva a la boca (basura de la calle, agua sucia, extrementos…) no querrías que te restregase la lengua por la cara. Pero según Pritish Tosh, especialista en enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo, en la mayoría de los casos no habrá problema. “¿Puede ser dañino que tu perro te lama la cara? Probablemente no”, dijo en un vídeo publicado por la clínica, pero es mejor mantenerlos lejos de cualquier herida.

Como ocurre con los humanos, las bocas de los perros están continuamente llenas de bacterias. De hecho, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) descubrieron que hasta el 74 por ciento de los perros presentan Capnocytophaga (la bacteria que infectó a la mujer de Ohio) en sus bocas en algún momento dado, porque forma parte de su microbioma natural. Pero esto no supone un problema para la mayoría de las personas, y coger una enfermedad por el lamido de un perro es muy raro. Los grupos con mayor riesgo de enfermar por esta bacteria son aquellos que tienen un sistema inmune más débil (los ancianos, las embarazadas, las personas con cáncer, los que beben mucho alcohol, los que han perdido el bazo o los que toman ciertos medicamentos como esteroides) dicen los CDC.

Señales de que has sido infectado

Los signos y síntomas de una infección por Capnocytophaga que ha sido transmitida por un perro, generalmente aparecen tras tres o cinco días del lametón, pero los CDC dicen que podría ocurrir en el plazo de un día o incluso hasta 14 días después. Y la gente que tiene gatos tampoco se libra: la Capnocytophaga también puede propagarse si un gato lame una herida abierta o muerde a alguien.

Según los CDC, hay una gran variedad de síntomas o signos de que se ha producido una infección, entre los que se incluyen::

  • Ampollas cerca de la mordedura a las pocas horas de haber ocurrido
  • Enrojecimiento, hinchazón, pus o dolor en la herida de la mordedura.
  • Fiebre
  • Diarrea y/o dolor de estómago
  • Vómitos
  • Dolor de cabeza y/o confusión
  • Dolor muscular o articular

Si notas alguno de estos síntomas, busca atención médica de inmediato, porque la infección por Capnocytophaga puede tener complicaciones mucho más graves, como pueden ser un ataque cardíaco, una insuficiencia renal o gangrena, que acabaría requiriendo la amputación de ciertas extremidades, como le ocurrió a la mujer de Ohio. De nuevo recordamos que infectarse así es muy raro, pero cuando sucede, 3 de cada 10 personas afectadas mueren en el proceso. En la mayoría de los casos, y si se detecta a tiempo, solo hace falta un tratamiento con antibióticos para conseguir una plena recuperación.

Cómo prevenir una infección

Nos han enseñado desde pequeños que una mordedura de perro puede ser peligrosa, sobre todo porque pueden transmitir la rabia, pero nunca nadie nos advirtió que un lametón también podía traernos problemas. Así que tómate esto muy en serio: nunca dejes que un perro o un gato de laman una herida, por muy pequeño que sea el arañazo en cuestión.

Incluso aunque tengas un sistema inmune a prueba de bombas, si tu mascota te lame una herida abierta, lávatela con agua y jabón de inmediato, solo para estar seguro, y estate atento ante cualquier síntoma de infección. Si algo parece fuera de lo común, comunícate con tu médico de inmediato.

Fuente: https://es.gizmodo.com/cuando-puede-ser-peligroso-que-te-chupe-tu-perro-1837065774,

Elizabeth Yuko

Y recuerda, tener siempre a tus mascotas identificadas por si se te pierden. Visita nuestra web en Pinpet.com

placas para perros, collares para perros con nombre y teléfono
placas para perros, collares para perros con nombre y teléfono

Consejos para el cuidado de las patas de los perros.

Estas son algunas recomendaciones indispensables para que tu amigo peludo continúe saludable.

El peso de los perros lo sostiene sus dedos, por lo que cuidarlos es muy importante. (istock)

¿Se ha imaginado alguna vez qué sucedería si no contara con la protección de sus zapatos para desarrollar su día a día? ¿Cómo cree que terminarían sus pies luego de una extensa caminata o una intensa jornada de juegos? ¿Podría resistir las altas temperaturas del asfalto en los días calurosos?PUBLICIDAD

Quizá no se haya hecho esas preguntas, pero sí le preste mucha atención al cuidado de sus pies, ya que son parte importante de su cuerpo.

Lo mismo pasa con los de su perro. Sus patas a menudo pasan desapercibidas ante nuestros ojos y solo les prestamos atención cuando hay cojeras o manifiestan dolor en alguna de sus extremidades.

Aquí le contaremos cuáles son los principales cuidados que debe tener para que su amigo peludo continúe saludable y pueda seguir acompañándolo durante caminatas, ejercicio, juegos, etc.

Anatomía y fisiología de las paticas

Antes de hablar acerca de los cuidados de las patas, vale la pena conocer sobre la anatomía y la fisiología de las extremidades de nuestras mascotas.
Contrario a lo que se cree, las patas no solamente sirven para dar soporte a todo el cuerpo, sus funciones van más allá de la locomoción.

Los perros son animales digitígrados, es decir, el peso del cuerpo se sostiene en sus dedos y no en los talones, como en los plantígrados; esto hace que los dedos sean en extremo importantes y, también, les otorga la característica de ser más veloces y sigilosos.

La mayoría de peludos tienen cinco dedos en cada una de sus patas delanteras y cuatro en las traseras, para un total de 18. Sin embargo, en algunos perros o razas, la sumatoria puede llegar a 20 o 22, ya que se pueden presentar dedos internos, más conocidos como espolones, que si bien no tienen una función determinada (por lo que en algunos casos se remueven), se dice que son vestigios de dedos pulgares.

La típica huella del perro está dada por las almohadillas digitales y por la almohadilla palmar o plantar. Estas estructuras serían como la suela de nuestros zapatos, ya que protegen los huesos de la pata, al amortiguar el impacto del paso, incluso cuando andan por superficies filosas, ásperas o rugosas; aíslan de temperaturas extremas y, también, ayudan a disipar el calor, porque cuentan con glándulas sudoríparas que enfrían mientras evitan la resequedad.

Además, en sus patas delanteras, los perros cuentan con una almohadilla extra (la almohadilla carpiana), que ayuda como freno y les permite andar más tranquilamente en suelos resbaladizos o empinados.

Cuidados paso a paso

Para mantener la salud de las extremidades de su mascota, es necesario revisar y cuidar constantemente el estado  de las patas.

Almohadillas protegidas

1. Antes de realizar paseos o alguna actividad física, prefiera las zonas verdes o chequee la superficie del suelo para evitar frío o calor extremo y así no generar
quemaduras o ampollas. También, es importante asegurarse de que el suelo esté libre de vidrios, latas, chicles u otros objetos que pueden generar cortaduras o incomodidad.

2. Luego del paseo, es importante revisar y limpiar sus patitas con agua y jabón para retirar cualquier objeto extraño que pueda causarle daño. Seque muy bien las patas para evitar hongos.

3. La intensidad del ejercicio debe ir aumentando de manera progresiva para que las huellas se acostumbren; conviene alternar el ejercicio físico sobre diferentes superficies (pasto, pavimento, agua, etc.), de esta forma la almohadilla se refrescará y descansará al pisar diferentes texturas.

4. Un buen masaje en las almohadillas le permitirá relajarse y descansar, y mejor con una crema humectante especializada; le mantendrá la piel sana mientras disminuye la resequedad.

Recorte de pelo interdigital

1. En algunas razas, el pelo que se encuentra en medio de los dedos tiende a crecer excesivamente, generando enredos o dermatitis. Para evitarlo, mantenga el pelo de esta zona corto, limpio y seco. Corte de uñas

Normalmente, las uñas se liman contra las superficies rugosas al momento de realizar paseos al aire libre; sin embargo, si observa que una uña está creciendo demasiado, quizá es hora de un recorte.

Ya en tiendas especializadas o centros médicos veterinarios puede encontrar cortaúñas específicos para perros. Pida a su médico veterinario que le enseñe a hacer el proceso, antes de intentar hacerlo por su propia cuenta en casa.

GABRIEL GARCÍA
Médico veterinario
Twitter: @nosoyesegabo

Fuente: https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/como-cuidar-las-patas-de-los-perros-351518

Consejos de veterinarios para prevenir las mordeduras de perros.

Los expertos recomiendan sociabilizar a los cachorros con personas de todas las edades e insisten en que la educación y concienciación en los humanos son esenciales.

La Asociación de Veterinarios de Texas propone una serie de claves para prevenir la mayoría de las mordeduras de perros. Para ello, los veterinarios hacen hincapié en que la educación y la concienciación son esenciales para solucionar este problema.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, se reportan aproximadamente 4,7 millones de mordeduras de perros cada año, y el 17% de estos incidentes requieren atención médica de emergencia. Al menos la mitad de las víctimas que requieren atención médica son niños.

Por ello, insisten en que los dueños de mascotas pueden tomar medidas preventivas para disminuir la cantidad de mordeduras de perros, desde enseñar a los niños cómo evitar las mordeduras de perros hasta entrenar y socializar adecuadamente a las mascotas.

En términos de educar a los niños sobre la prevención de las mordeduras de perros, la Asociación alienta a los padres a aprender las señales de comportamiento canino y enseñar a sus hijos las señales de que un perro está incómodo. “Entre los signos que hay que vigilar se incluyen a un perro que levanta el labio, jadea o bosteza de forma inapropiada, se encoge de hombros, aguanta la respiración, aplana las orejas en la cabeza, gruñe o chasquea”, apuntan.

«Muchos perros dan una advertencia o varias advertencias de que están incómodos, cuando esto ocurre la persona debe retirarse», explica Lori Teller, veterinaria de la Universidad de Medicina Veterinaria de Texas. «La gente a menudo pasa por alto estos signos y piensa que una mordedura de perro ocurre de la nada», añade.

Por otra parte, aseguran que es mejor enseñar a los niños a no acercarse a perros extraños, sin embargo, aclaran que no solo los perros extraños muerden. De hecho, muchas mordeduras de perros ocurren durante las actividades diarias y mientras los niños interactúan con perros familiares.

En este sentido, indican que “incluso el perro más gentil puede morder a su propio miembro de la familia si se siente asustado, angustiado o con dolor. Los padres pueden considerar supervisar las interacciones de los niños con los perros para que puedan intervenir si el perro parece estar evitando al niño o mostrando señales de conducta angustiadas. Además de enseñarles a los niños las señales de advertencia, los dueños de perros también pueden disminuir las posibilidades de mordeduras de perros al socializar a sus animales de compañía”.

«Los cachorros deben ser socializados con personas de todas las edades, desde bebés que lloran hasta niños excitables, pasando por adolescentes que escuchan música a adultos y ancianos», recomienda Teller. 

«Y ciertamente, si su perro, ya sea un cachorro o un adulto, muestra signos de que puede morder a alguien, es imperativo que busque ayuda veterinaria de inmediato para abordar el problema», concluye.

Fuente: http://www.diarioveterinario.com/texto-diario/mostrar/1382657/consejos-veterinarios-prevenir-mordeduras-perros

¿Puede mi perro comer la misma comida que yo?

Probablemente, en más de una ocasión, has querido compartir parte de tu comida con el perro (o el gato). ¿Quién puede resistirse a esa mirada pidiendo un poco de los espaguetis de nuestro plato? Pero cuidado con lo que se le da a nuestra mascota. En ocasiones, decir «no» es lo mejor. Y es que algunos alimentos que son seguros para las personas, para ellos son perjudiciales, pueden ser tóxicos y causarles causarles problemas.

Los veterinarios recuerdan que dar alimentos fuera de la dieta recomendada puede provocar problemas digestivos o de obesidad a corto plazo. A finales de 2018, el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia (ICOVV) advertía que durante las navidades «aumenta de forma considerable el número de consultas en perros por problemas digestivos», causados por la ingesta de alimentos con exceso de grasa (una sustancia que los animales no digieren bien) o tóxicos para las mascotas. Según los expertos, la mayoría de las consultas están relacionadas con ofrecer los mismos alimentos que consumen los humanos.

¿Cuál es la mejor manera de alimentar a un perro?

Los perros son en gran parte carnívoros que comen algunos alimentos vegetales. Cada animal tiene necesidades nutricionales distintas, según la etapa de vida en la que se encuentra (cachorro, adolescente, adulto, embarazado, adulto mayor), su salud, el tamaño, la raza o el nivel de ejercicio. La mejor manera de garantizar que el perro recibe la nutrición adecuada es usar un alimento comercial completo y de alta calidad. El veterinario puede aconsejar y recomendar cuál es la mejor opción para una dieta que cubra todas las necesidades.

De vez en cuando se puede combinar la alimentación a base piensos con otros alimentos. El arroz con pollo no le hará daño, pero con moderación, o verduras hervidas como garbanzos, zanahorias o espinacas. No es recomendable dar de picar de nuestra comida porque los extras son los que engordan. Las chuches para perros también están bien siempre que se den de manera racionada.

Debe prestarse atención a algunos productos de carne cruda comercializada como alimentos para mascotas porque contienen conservantes que pueden ser perjudiciales. Según la ASCPA, se han descrito algunos incidentes relacionados con la inocuidad de los alimentos para mascotas y la deficiencia de tiamina inducida por el conservante de sulfito, que puede ser perjudicial.

Es importante, por otro lado, no sobrealimentar al animal para no tener mascotas obesas. Los expertos aconsejan que los perros adultos coman al menos dos veces al día, o bien que lo hagan una pero siempre a la misma hora. En cuanto al agua, debe estar disponible en todo momento.

Los 11 alimentos que es mejor que no coma el perro

Una buena alimentación no significa dar de todo y en mucha cantidad. Si bien es cierto que los perros son glotones y se lo comerían casi todo, consentirlos y satisfacer sus caprichos no es bueno para ellos. Una buena alimentación significa darles los nutrientes que necesitan en las cantidades justas y evitar aquellos alimentos que pueden perjudicarles. Estos son, según una lista elaborada por la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA), algunos de los alimentos que es mejor evitar:

  1. Chocolate y café. El chocolate se encuentra en la parte superior de la lista de alimentos prohibidos para perros. Las semillas de cacao y el fruto de la planta que se usa para hacer café contienen metilxantinas, unas sustancias que pueden causar vómitos y diarrea, sed excesiva, temblores y ritmo cardíaco anormal. El chocolate, además, contiene teobromina, que no es perjudicial para los humanos pero es tóxica para los perros. Se encuentra en todo tipo de chocolate, pero más en el negro. Mejor guardar los dulces para uno mismo.
  2. Leche y productos lácteos. El simple gesto de dar al perro o al gato una pastilla enrollada en un trozo de queso puede ser peligroso. Los perros no están preparados para procesar productos lácteos procedentes de vacuno. Carecen de la enzima que les permite descomponer el azúcar de la leche. Muchos perros son, además, intolerantes a la lactosa. Los productos lácteos les pueden provocar diarrea y enfermedades gastrointestinales. El alto contenido en grasa, además, les puede conducir a sufrir pancreatitis.
  3. Carne y huesos. La carne cruda puede contener bacterias como Salmonella y E.coli, con capacidad para provocar intoxicaciones alimentarias. Por otro lado, dar de comer huesos a un perro puede parecer algo incluso una opción natural. Pero esto no es así. Las mascotas pueden ahogarse con los huesos e incluso sufrir lesiones graves en caso de que se astillen y queden alojados en el tracto digestivo. Así que, ante la tentación de darle un hueso al perro para que esté un rato entretenido, es mejor optar por un juguete para este fin.
  4. Cítricos. O partes de los cítricos como cáscaras, semillas, tallos e incluso hojas. Estas partes contienen ácido cítrico, aceites esenciales que pueden irritar el sistema nervioso central. Es verdad que estos efectos aparecen en el caso de una ingesta en cantidades significativas. Sin embargo, a dosis pequeñas, como la ingesta de una mandarina, a pesar de que no les cause problemas significativos, sí que les puede provocar malestar estomacal.
  5. Uvas y pasas. Se sabe que ambas contienen una sustancia, aunque desconocida, que puede causar insuficiencia renal.
  6. Cebollas y ajos. Además de provocar mal aliento, estos alimentos, a los que son especialmente susceptibles los gatos, pueden destruir los glóbulos rojos y provocar anemia. En dosis pequeñas puede causar problemas graves, y en cantidades elevadas puede derivar en envenenamiento. Los síntomas pueden incluir debilidad, vómitos y falta de apetito.
  7. Frutos secos. Almendras y nueces contienen altos niveles de aceites y grasas, que pueden causar vómitos y diarrea. Las nueces de macadamia pueden provocar vómitos, temblores e hipertemia en los perros. Los signos suelen aparecer a las doce horas de la ingesta y pueden durar de doce a 48 horas.
  8. Alcohol. Las bebidas alcohólicas y alimentos que puedan contener alcohol, como los bombones de chocolate, pueden causar vómitos, diarrea, disminución de la coordinación, dificultad para respirar y temblores.
  9. Sal. Puede causar una condición llamada envenenamiento por iones de sodio que, en cantidades elevadas, puede producir micción excesiva o incluso intoxicación. Es recomendable evitar alimentos demasiado salados, como patatas fritas, palomitas de maíz o bocadillos salados.
  10. Semillas de manzana. Pueden ser tóxicas para el perro. La parte externa de las semillas contiene un químico natural que libera cianuro cuando el perro lo digiere. Con el tiempo, esto puede debilitar su sistema digestivo y envenenarlo.
  11. Aguacates. Gran parte de la controversia con este alimento y los perros gira en torno a la persina, una sustancia que los aguacates tienen en sus hojas, semillas, corteza y fruta y que puede ser tóxica en dosis altas. Pero se necesitarían muchos aguacates para que la persina cause daño. El principal riesgo viene de las semillas y los tallos, que son difíciles de digerir. Por tanto, a no ser que se tenga un árbol de aguacate en casa, no debemos preocuparnos en exceso con este alimento.

FUENTE: https://www.eldiario.es/consumoclaro/perros/Puede-perro-comer-misma-comida_0_882262092.html

Cómo saber cuándo es momento de decirle adiós a tu mascota.

Fabio Consoli

Hace casi catorce años, mi hija y yo estábamos de luto por la muerte de mi madre y parecía que nada podía levantarnos el ánimo. Después tuvimos a Fluffy, una cachorrita saltarina color gris con blanco, y todo cambió.

Fluffy nos mantuvo ocupadas con tapetes para orina y juguetes ruidosos. Nos hacía reír a pesar de nuestra tristeza y las nubes grises de pena comenzaron a despejarse.

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times]

A lo largo de los años, nuestra bola peluda de 4,5 kilogramos fue una constante en nuestras vidas. La vestíamos con suéteres festivos, celebrábamos su cumpleaños y la regañábamos por robar comida del plato del gato. Pero en las semanas recientes, a medida que nuestros paseos se volvían más lentos y sus siestas se alargaban, se volvió claro que nuestro tiempo juntas se terminaría. Esperaba que, al final, Fluffy tuviera una muerte natural y se quedara dormida para siempre en su cojín favorito.

Una muerte natural es lo que muchos de nosotros les deseamos a nuestras mascotas. Son miembros de nuestra familia, parte de nuestra vida y, para muchos de nosotros, la idea de la eutanasia nos parece inconcebible, así que nos aferramos a la idea de que es deseable una muerte natural.

Sin embargo, mi veterinario me aconsejó que mi teoría del fin de su vida no era realista. En la mayoría de los casos, una muerte natural, me dijo, implica sufrimiento prolongado que no siempre vemos, porque los perros y los gatos son más estoicos que los humanos cuando se trata de dolor.

Alice Villalobos, una veterinaria proveniente de Hermosa Beach, California, especializada en oncología, dijo que muchos dueños de mascotas idealizan una muerte “natural” sin pensar en lo que realmente significa. Un animal frágil, señaló, no dura mucho en la naturaleza.

“Cuando los animales fueron domesticados renunciaron a la libertad de ponerse bajo un arbusto para esperar a morir”, dijo Villalobos. “Muy pronto se vuelven parte del plan maestro de la madre naturaleza a causa de los depredadores o el clima. Sin embargo, en nuestras casas los protegemos de todo, por lo que pueden vivir mucho tiempo, a veces demasiado”.

Villalobos ha dedicado su carrera a ayudar a los propietarios de mascotas a navegar los asuntos del fin de la vida. Creó un hospicio de animales que llama Hospatitas. Acuñó el término porque no quiere confundir los cuidados terminales de los animales con las decisiones que tomamos en un hospicio humano.

Su programa se enfoca en extender la calidad de vida de la mascota. Eso podría significar tratar un cáncer “de manera amable y gentil”, comentó. Puede implicar cuidados compasivos como dar fluidos, oxígeno o analgésicos. En algunos casos, podría implicar alimentar a mano a las mascotas débiles o tomar en brazos un animal y llevarlo hacia un recipiente con agua o a un arenero. Finalmente, dijo, implica una “muerte digna”.

Villalobos ha defendido lo que llama “eutanasia enfocada en el vínculo”, la cual permite que el propietario de la mascota esté presente y desempeñe un papel reconfortante durante el procedimiento. También ha defendido la eutanasia con sedación, la cual pone a dormir placenteramente al animal antes de aplicar un medicamento letal.

Para ayudar a los propietarios de mascotas a tomar decisiones sobre los cuidados al final de la vida, Villalobos desarrolló una herramienta de decisión basada en siete indicadores. En una escala de cero a diez, en la que cero es la peor situación y diez la mejor, se le pide al dueño que evalúe las siguientes categorías:

• Dolor: ¿El dolor de la mascota se regula exitosamente? ¿Está respirando con facilidad o le cuesta trabajo?

• Hambre: ¿La mascota está comiendo lo suficiente? ¿Ayuda darle de comer con la mano?

• Hidratación: ¿Está deshidratada?

• Higiene: ¿La mascota puede permanecer limpia? ¿Está sufriendo de úlceras causadas por permanecer acostada?

• Felicidad: ¿La mascota expresa alegría e interés?

• Movilidad: ¿Puede levantarse sin ayuda? ¿Tropieza?

• Más: ¿La mascota tiene más días buenos que malos? ¿Aún es posible tener un vínculo humano-animal saludable?

Villalobos dice que los propietarios de mascotas deben hablar con su veterinario sobre las maneras en que pueden mejorar la vida de una mascota en cada categoría. Cuando los propietarios de mascotas se acercan al final de la vida de esta manera, a menudo se sorprenden con lo mucho que pueden hacer para mejorar la calidad de vida de la mascota, comentó.

Al revisar la escala con frecuencia, los propietarios de mascotas pueden evaluar la calidad del cuidado hospitalario de la mascota y calibrar el declive en la calidad de vida del animal. La meta debe ser mantener un total de 35 o más puntos. A medida que el número comience a bajar a menos de 35, la escala puede usarse para ayudar al propietario de una mascota a tomar una decisión sobre la eutanasia.

“La muerte natural, por mucho que la gente desee que suceda, quizá no sea gentil ni fácil ni pacífica”, agregó Villalobos. “La mayoría de la gente preferiría asegurarles una muerte pacífica a sus mascotas. Tan solo estás ayudando a que la mascota se separe de su grupo, como lo habría hecho en la naturaleza”.

Descubrí la escala de Villalobos mientras estaba buscando respuestas para Fluffy en sus últimas semanas. Cuando se levantaba, a menudo tropezaba y parecía confundida. A veces, de noche, la escuchaba quejarse.

Me había comunicado con dos servicios de veterinarios a domicilio, Vetted.com e Instavet.com, que ofrecen asesoría compasiva y confirmaron mis temores de que no había tratamientos disponibles para mejorar su padecimiento. Fluffy era una perra muy vieja y sospechaban que su declive era resultado de una combinación de falla renal y del hígado, pero no nos aconsejaron pruebas exhaustivas, puesto que los síntomas físicos eran evidentes. Una veterinaria que nos visitó le dio a Fluffy fluidos subcutáneos para ayudar con la deshidratación y ponerla más cómoda y me aconsejó pasar un último día feliz con mi mascota antes de llamarla para una visita final que terminara con su sufrimiento.

Confié en su juicio, pero mis lágrimas y el hecho de que Fluffy aún comía un poco y movía la cola cuando la acariciaba nubló mi mente. Recurrí a la escala del final de la vida y pude ver lo mal que estaba, a pesar de que movía la cola. Acepté el consejo de mi veterinaria y pasé un día tranquilo con Fluffy; le di la comida de gato que tanto le gustaba, sin regañarla. Volví a revisar la escala varias veces, solo para recordarme que estaba haciendo lo correcto. La escala me permitió llevar a cabo una evaluación más imparcial de Fluffy y fue una fuente importante de alivio durante un momento muy difícil.

No fue una decisión fácil ni placentera, pero fue la decisión adecuada. Al final Fluffy dejó el mundo recostada en su cojín favorito, justo como yo lo había esperado.

Fuente: https://www.nytimes.com/es/2019/03/20/muerte-mascota-como-saber/

Elige la correa ideal para sujetar a los perros mejor.



Ten en cuenta el tamaño y la raza de tu perrito antes de adquirir este accesorio

A la hora de salir a pasear con tu perro, el collar se convierte en un complemento indispensable, ya que con este accesorio puedes indicarle a tu animalito dónde debe hacer sus necesidades, llevarlo con tranquilidad y, por supuesto, evitar que se pierda. El doctor Juan Alvarado, de la clínica veterinaria ‘Engreídos’, explica que existen tres tipos de collares, el más adecuado dependerá del tamaño y raza del perro.

–  COLLAR DE CUERO. Es ideal para canes de compañía y de pelo corto que saben conducirse bien por la calle, sin dar tirones. Debe ser el primer collar de una mascota, pues es suave y no aprieta el cuello. Solo recuerda que entre el collar y el cuello de tu can deben caber dos dedos. Esa será la medida justa.

Collares personalizados con nombre y teléfono en pinpet.com

– COLLAR DE ALGODÓN Y NYLON, CON PECHERA. Se usa en perros pequeños y medianos (pekinés, yorkshire, shih tzu). Es uno de los más preferidos porque no hace presión y trabaja como un arnés, ya que sujeta al perro por el cuerpo.

Collares personalizados con nombre y teléfono en pinpet.com

– COLLAR DE CADENA. Usado únicamente para entrenar a perros adultos y de razas grandes, como el bull terrier, pitbull, fila brasileño. Este accesorio, también denominado ‘collar de ahorque’, permite que el animal se mantenga controlado y camine al paso de su dueño. Antes de elegirlo, es importante consultar con el veterinario o un adiestrador profesional.

+ DATOS

El perro que aprendió a sociabilizar y pasear desde cachorro con su amo, difícilmente necesitará un collar de cadena.

También recuerda que puedes personalizarlos para protegerlos en todo momento en nuestra web: www.pinpet.net

Fuente: https://trome.pe/mas-mujer/perros-elige-correa-ideal-sujetarlos-mejor-114062?foto=1;


¿La tiroides puede afectar a perros y gatos?

Los animales también son susceptibles a estas condiciones.

Sabemos que los problemas de la tiroides son muy frecuentes en los seres humanos pero, ¿el hipertiroidismo y el hipotiroidismo pueden presentarse también en nuestras mascotas? La respuesta es sí. A continuación, presentaremos los detalles de cada caso particular.

Hipertiroidismo en gatos y perros

La glándula tiroides es la responsable de secretar la hormona tiroidea, elemento fundamental en el desarrollo normal de muchas funciones vitales. Cuando se desarrollan tumores en la glándula, la producción de hormonas se vuelve exagerada, lo que se convierte en un problema.

Síntomas

En los gatos, los tumores tiroideos suelen ser benignos, y no se propagan a otros términos. En los perros, sin embargo, estos tumores sí pueden propagarse y ser malignos. Indiferentemente, el cuadro sintomático del hipertiroidismo en estos animales es el siguiente:

  • Pérdida de peso.
  • Aumento del apetito.
  • Llanto.
  • Jadeo.
  • Inquietud.
  • Heces frecuentes.
  • Aumento exagerado de la ingesta de agua.

Tratamiento

El tratamiento contra el hipertiroidismo varía según el tumor, la especie, y el estado de la enfermedad. Los tratamientos habituales para los felinos son los siguientes:

  • Radioterapia sobre el tumor tiroideo.
  • Administración de drogas.
  • Extirpación quirúrgica de tumor tiroideo.

En los perros, la primera opción que se maneja comúnmente es la extirpación del tumor dado que corren un mayor riesgo de desarrollar tumores malignos, pero también se les pueden dar radioterapia y medicamentos.

tiroides perros y gatos
Foto: Shutterstock

Hipotiroidismo en perros y gatos

El hipotiroidismo es la producción escasa de la hormona tiroidea. Se le confunde erróneamente con la pereza o con “estar lento”. Esta enfermedad es muy rara entre los gatos.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad en perros y gatos son los siguientes:

  • Aumento de peso.
  • Disminución de la energía.
  • Búsqueda de calor.
  • Piel seca.
  • Descamación.
  • Infecciones crónicas en la piel.
  • Pérdida de pelo.

Tratamiento

En términos generales, el tratamiento para el hipotiroidismo en perros y gatos consiste en administrar un medicamento que supla la hormona que no es secretada.

Después de la medicina sea administrada, el control de la hormona tiroidea debe ser regulado por 1 o 2 meses, luego del ajuste del medicamento, y ocasionalmente para asegurarse de que la dosis siga siendo la adecuada.

Fuente: https://laopinion.com/2018/12/03/la-tiroides-puede-afectar-a-perros-y-gatos/

¿Por qué debes cuidar la boca de tu perro?

Hábitos como el cepillado diario mejoran su salud global de tu perro.


¿Por qué debes cuidar la boca de tu perro?
Cuatro de cada cinco perros sufren problemas periodontales (Rasulovs / Getty Images/iStockphoto)

¿Cuándo fue la última vez que revisaste la boca de tu perro? Si la respuesta te genera duda o sorpresa formas parte de la gran mayoría desinformada propietarios de mascotas. Según indica el estudio “Hábitos de los españoles en la higiene oral de los perros”, elaborado por Pedigree y con la colaboración de Avepa (Asociación de veterinarios españoles especialistas en pequeños animales), el 70% no se preocupa por su higiene bucal.

Sin embargo, de su cuidado diario depende mantener su higiene y su salud global. El 72% de los dueños sabe que los problemas relacionados con la salud bucodental pueden comportar mayores afecciones, aunque solo el 11% cree que necesitan la misma atención que los humanos.

Buenos hábitos

Problemas tan comunes como el mal aliento en pueden prevenirse y solucionarse con una rutina correcta. Según Javier Collados, odontólogo veterinario: “Hay que realizar la higiene oral en casa, a través del cepillado y revisar la boca una vez a la semana, además de acudir a la clínica una vez al año”.

Sin embargo, solo el 14% de las familias con perros son conscientes de que hay que cepillar sus dientes una vez al día y el 57% piensa que la comida en seco es suficiente para mantener una buena higiene bucal. ¿La consecuencia de este desconocimiento? Que el 53% de los perros tienen algún problema bucal a lo largo del año.

“Los cuidados en casa pueden marcar una gran diferencia en la enfermedad periodontal, ya que los buenos hábitos higiénicos la previenen. Sin embargo, es importante señalar que cualquiera de los métodos que usemos han de aplicarse a largo plazo”, incide Clemente.

Exige paciencia y dedicación, pero los expertos recomiendan lavar la dentadura canina una vez al día. Entre los consejos para que el mejor amigo permita el proceso, están el uso de pasta de dientes para perros y darla a probar antes de introducir el cepillo, así como realizar el proceso en un espacio tranquilo con pocas distracciones.

“Además del cepillado de los dientes, que es la medida más efectiva para la prevención, hay productos masticables, geles o dietas para disminuir la acumulación de placa, ya sea por medios mecánicos o por los ingredientes que contienen”, comenta Clemente.

Prevención

Aunque la salud bucodental del perro se asocia principalmente con el sarro y la halitosis, también se relaciona con otras consecuencias más graves. “El mal olor, la pérdida de alguna pieza, babeo excesivo o la presencia de sangre son señales de que hay alguna patología en la cavidad oral y deberían ser motivo de consulta”, indica el director científico.

Asimismo, revisarla puede ayudar a identificar tumores en la boca, un lugar frecuente de aparición en los perros . “El 90% de los que se detectan en una fase inicial se curan”, añade Pachi. Según comparte el especialista, los signos son similares a los de la enfermedad periodontal: “Mal olor del aliento, babeo o presencia de sangre en el comedero” por lo que es importante poder examinar la boca con detalle”. Ante cualquier masa o úlcera, es esencial acudir al especialista.

El 42% de los propietarios considera al veterinario como el mejor asesor sobre los problemas de salud bucodental. Por ello, en octubre se desarrolla el “Mes de higiene oral”, una iniciativa desarrollada por Pedigree que pretende mejorar la calidad de vida de las mascotas.

Hasta el día 31 de octubre, centros veterinarios de todo el territorio nacional ofrecen una revisión dental gratuita y comparten las pautas de higiene para realizar en casa.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vivo/20181012/452288878292/cuidar-boca-perro.html

Mantelos siempre identificados. Visita pinpet.com para ver todas las opciones en collares, placas, arneses y mucho más. Todo para tenerlo identificado en caso de que se pierda. Disminuye el tiempo de recuperación de tu mascota al tener un número de contacto visible en su collar, placa o accesorio.

Perros – Seis incidentes comunes y cómo resolverlos.

¿Qué ocurre si tu perro ataca a un niño?, ¿y si necesita asistencia veterinaria? El comparador de seguros de mascotas Acierto.com arroja luz sobre estas cuestiones

Cada año se producen en nuestro país más de 16.000 percances relacionados con mascotas, principalmente con perros, que protagonizan el 96 por ciento de los sucesos.

Con motivo de la celebración hoy del Día Mundial de los Animales, una jornada que recuerda sus derechos y necesidades, el comparador de seguros Acierto.com ha analizado los accidentes más habituales protagonizados por animales de compañía.

Los percances más frecuentes con perros son:

1- Asistencia veterinaria. Actualmente casi 7 de cada 10 peticiones en los seguros de mascotas están relacionadas con prestaciones veterinarias. Y es que solo nuestro hogar ya está lleno de dificultades y peligros para ellos: plantas o productos de limpieza con los que se pueden intoxicar, objetos pequeños que pueden tragar, cables, hornos calientes, etcétera. Actuar con rapidez cuando nuestro pequeño peludo enferma resulta fundamental, sobre todo si contrae una enfermedad que implica una hospitalización -con los gastos adicionales que eso implica si carecemos de la póliza adecuada-. Por fortuna, los seguros de esta clase suelen cubrir exploraciones, intervenciones, cuidados post-operatorios, la castración y tratamientos similares. Incluso el mercado ha alumbrado un nuevo tipo de seguro: los seguros veterinarios específicos para este tipo de cuestiones.

Entre las enfermedades graves más comunes encontramos el moquillo, la enfermedad del parvovirus canino, la hepatitis vírica, el cáncer, la mastitis, la piometra -solo afecta a hembras no esterilizadas-, y la torsión gástrica. Otras frecuentes son las alergias, cistitis, otitis e inflamaciones parecidas. En todo caso es importante revisar las condiciones de cada póliza, pues pueden existir diferencias notables entre contratos por el mismo precio.

2- Desperfectos en casa. Por fortuna, entre las coberturas habituales de los seguros de hogar se encuentran los daños causados por tu animal de compañía. También existen seguros multirriesgo que amplían estas coberturas.

 

3- Ataque a una persona. Cuando se acoge a una mascota también se adquiere la responsabilidad de responder ante los accidentes o daños a terceros que pueda ocasionar. Y es que su comportamiento puede llegar a ser imprevisible. Se aplica el mismo criterio que en la situación anterior. No obstante, cabe comentar que el asunto varía si tienes un perro objetivamente peligroso. En función de la comunidad autónoma es posible que tengas que contratar un seguro específico. Además, los de responsabilidad civil son los percances más caros. Aquí entran también las peleas entre perros y los accidentes de coche. Algunas pólizas incluso contemplan la asistencia jurídica.

 

4- Accidentes de coche. Según los datos recabados por Acierto.com 1 de cada 4 conductores reconoce haberse distraido al volante por culpa de su mascota. Esto puede suceder por falta de precaución, pues hasta el 32% lo deja suelto por el interior del habitáculo. Razón de más para transportarlo con las medidas adecuadas establecidas en el Reglamento General de Circulación.

 

5- Fallecimiento. No podía faltar en esta lista el fallecimiento de la mascota; un duelo que además implica cuestiones logísticas como la retirada del cuerpo. Un seguro de mascota se hará cargo de su retirada, aunque las prestaciones pueden variar en función de la comunidad autónoma. En algunas existe hasta una prestación por indemnización. Razón de más para comparar los diferentes servicios que nos brinda cada una.

6- Robo o pérdida. Algunas aseguradoras ayudan a encontrar a tu pequeño y se hacen cargo de todos los gastos derivados. Si te la roban es probable que te indemnicen por su valor total o parcial. En todo caso y vistas todas estas situaciones, lo más importante es que cuidemos adecuadamente de nuestro animal de compañía, tanto en todo aquello que tiene que ver con su salud y la prevención de enfermedades, como en su educación.

Recuerda mantenerlos siempre identificados. Visita nuestra web para ver todas las opciones de identificación. www.pinpet.com

Fuente: https://www.larazon.es/sociedad/seis-incidentes-comunes-con-perros-y-como-resolverlos-GG20044750

Los cuatro problemas de comportamiento más comunes en los perros.

Una solución efectiva exige conocer el detonante de la conducta

Si salir a dar un paseo tranquilo con la mascota se ha convertido en utopía y llegar a casa supone cada día una desagradable sorpresa es muy probable que tu perro padezca un problema de comportamiento. “Se considera así, cualquier conducta de un animal doméstico que pueda ser molesta para el propietario”, indica Ángela González, Presidenta del Grupo de Especialidad Etológica Clínica de Avepa.

Tirar de la correa, los ladridos excesivos o destrozos en el mobiliario son pautas bien conocidas por familias con integrantes caninos. “Cuando se comportan de esta manera es consecuencia de diversos factores como el aprendizaje o el trato que ha recibido durante las primeras etapas de vida”, aclara Tomás Camps Doctor en veterinaria y director de Etovets.

Hemos identificado cuatro de los problemas de conducta más comunes y tres etólogos comparten los métodos para solucionarlos.

1. Tirar de la correa

¿Has enseñado alguna vez a tu perro cómo debe comportarse cuando sale con la correa? Si no es así, probablemente sufráis este inconveniente. “Si comparamos la correa con un coche, ésta no debe ser nunca el volante, sino el cinturón de seguridad. Solo debe ser efectiva por si el animal se descontrola”, explica Camps que añada que el cánido siempre debe ir junto a su propietario.

Entre las motivaciones que llevan al animal a tirar durante los paseos, son comunes la alegría excesiva o el miedo por salir a la calle. “Si está asustado, quiere volver a casa y tira. Esto puede suceder por una incorrecta socialización o el temor ante situaciones nuevas. Pero también ocurre lo opuesto, que el animal esté tan contento que tira por ello”, matiza Tomás que alude a la agresividad con otros perros como otra causa.

Para quienes nunca hayan enseñado a caminar a sus mejores amigos con correa, pueden ayudarse de técnicas de recompensa. Hacer que el perro se coloque al lado con un movimiento y darles un premio. “El cánido aprende a que si camina a una distancia prudencial va a recibir una recompensa. Si avanza, paramos y no decimos nada. Queremos que recupere la posición y entonces volvemos a recompensar”, recomienda el etólogo.

2. No acude a la llamada

Hay mascotas que no quieren que el paseo por el campo y el tiempo de juego en el parque termine, por lo que hacen caso omiso a la llamada de su dueño continúan la diversión. Pero hay otros motivos. “Puede ser tan sencillo como que no conozca la señal. En estos casos, cuando el propietario lo alcanza, suele regañarle, por lo que el animal asocia la llamada con un castigo. Otras veces, lo vinculan con el final de la diversión, por lo que intentan alargarlo”, comenta Marta Amat, doctora en medicina veterinaria de Companion Animal Welfare Education Centre.

Para lograr una respuestas efectiva, la doctora recomienda enseñar la orden primero en casa. “En la cocina, por ejemplo, atado con una correa larga, le enseño un premio y digo la palabra. Cuando acude, se lo doy”, indica. Esta sería la primera fase, una vez integrada habría que repetirla en un ambiente con pocos estímulos, primero con correa y luego sin ella. La última etapa se desarrollaría en el lugar real.

3. Necesidades dentro de casa

Si tu mascota ya no es un cachorro y sigue haciendo sus deposiciones en casa, ha desarrollado un trastorno de comportamiento. “Esta puede ser una de las formas de manifestar la ansiedad por separación cuando se queda sola”, dice Marta. Aunque puntualiza que también puede tratarse de un aprendizaje inadecuado. “La señal más obvia ante este caso es que suele hacerlo por todas partes. Incluso a veces cerca de donde duerme o donde come”.

Es una de las consecuencias de habitar un espacio limitado durante la etapa de cría, por ejemplo, una jaula. “Cuando están aprendiendo, defecan en todos sitios menos donde comen y duermen. Luego eligen un lugar para hacerlo. Pero si no disponen de espacio adecuado no desarrollan los hábitos correctos”, añade la médico veterinario. Asimismo existen causas médicas que desencadenan el problema, como disfunciones cognitivas o problemas de riñón.

Salvo en este último caso, lo más efectivo es la prevención. “De cachorros hay que prepararles un plan. Crear una zona con cesta y comida en un lugar y en el extremo opuesto la zona con empapadores”, señala Amat. No obstante, es importante no regañar. “Hay perros que lo hacen cuando están solos para evitar el castigo. El perro no lo entiende y en ocasiones se come las heces para eliminar pruebas”, concluye.

4. Morder el mobiliario

Si se ensaña con los muebles, la conducta de juego puede ser el desencadenante, sobre todo en especies jóvenes. “Un perro no distingue con qué objetos de la casa puede o no jugar a no ser que se lo enseñemos. Además, si se les regaña cuando están mordiendo algo que no deben, aprenden que es mejor destrozar cuando el propietario no está delante”, comparte Ángela González.

La implicación del dueño está muy relacionada con la solución de este problema. “Debemos asegurarnos de que las necesidades del animal están cubiertas, se le debe proporcionar ejercicio adecuado, disponer de juguetes, se recomienda rotarlos para que no se aburran y utilizar tipologías interactivas, en los que se les puede esconder comida”, continúa. Además, los perros han de tener una estimulación social suficiente, deben pasar tiempo de calidad con su propietario y otras personas o perros.

Este problema se relaciona también con ansiedad por separación debido a un apego incorrecto con los propietarios. “En este caso, suele suceder en todas las salidas, incluso con las de corta duración”, añade Tomás.

Para solucionar este síndrome es necesario contar con la ayuda de un profesional, ya que el tratamiento implica con frecuencia la aplicación de fármacos. Como parte del proceso, hay que educar al animal a quedarse solo en casa y que sepan reconocer cuándo va a ocurrir. “Cuando se va a abandonar la casa, se deja una señal, como un pañuelo o un papel en la puerta. La ventaja que esto le da al animal es que cuando la no está se puede relajar. Si esto no se hace o si se intenta engañar al perro, se crea imprevisibilidad en la salida, el perro se vuelve nervioso todo el día”, comparte el experto.

Las fobias a fenómenos como tormentas o fuegos artificiales pueden provocar también esa reacción. “Las mascotas reaccionan intentado huir o esconderse, para lo que, en ocasiones, arañan o morder puertas o ventanas”, manifiesta González. Según la especialista, el tratamiento depende de la intensidad del miedo y suele implicar pautas como la elaboración de un lugar en el que el animal se sienta más seguro, y en ocasiones, medicación para aliviar el sufrimiento.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vivo/20180928/452063679693/cuatro-problemas-comportamiento-comunes-perros.html

 

Por qué está bien hablarles a los perros como a los bebés.

Los participantes grabaron frases como “¿Quién es un buen chico?”(iStock)

Los participantes grabaron frases como “¿Quién es un buen chico?”(iStock)

Una experimento científico francés permitió dilucidar cuál es el mecanismo lingüístico que provoca mayor influencia en los canes. Las diferencias que se presentaron entre los resultados de los cachorros y los perros adultos.

La comunicación entre perro y amo. La posibilidad de relación entre el mejor amigo del hombre y el hombre. La ciencia, en los últimos años, parece desvelada por la cuestión. Un estudio reciente confirmaba que los canes tienen la capacidad de comprender lo que sus dueños les dicen.

Una nueva investigación, realizada por la Universidad de Lyon, fue por más y se propuso indagar en el método de entendimiento más efectivo. «El uso del discurso dirigido hacia los animales domésticos está muy extendido, pero su valor funcional apenas ha sido estudiado», sostuvo Nicolas Mathevon, líder de la investigación. El objetivo era dilucidar de qué manera un perro lograba más altos niveles de comprensión.

Para ello, en la primera etapa de la investigación, se les presentó a 30 mujeres imágenes de un cachorro, un perro y uno más anciano. Se les pidió que leyeran en el tono en que lo harían habitualmente frases como «¡Hola guapa!», «¿Quién es un buen chico?» y «¡Vení acá, dulzura!». Luego, se les solicitó que repitieran los enunciados en un tono habitual ante un investigador.

Los investigadores descubrieron que cuando se habla con perros, los seres humanos suelen utilizar un tono más alto y lento, con un mayor grado de variación que cuando hablan entre sí. El efecto fue más pronunciado al dirigirse a los cachorros. En ese aspecto, los participantes aumentaron su tono en un 21% en promedio en comparación con el habla normal.

Los resultados -publicados en la revista Proceedings de la Royal Society– muestran que los humanos al utilizar una cadencia en la palabra más musical y pausada, similar a las vocalizaciones dirigidas a los bebés, tienen mayor poder de influencia en los cachorros que el tono de diálogo normal.

Las grabaciones de las voces se reprodujeron en un centro de mascotas en Nueva York, mientras una cámara registraba en video las reacciones de diez cachorros y diez perros adultos. Una vez que asimilaron el llamado baby talk, nueve de los diez cachorros involucrados reaccionaron de inmediato en forma enérgica, con ladridos y corridas de un lado a otro.

Sin embargo, los diez perros adultos que participaron no evidenciaron la misma respuesta. Para ellos, no pudieron delimitar una preferencia en el habla humano. «Eso es inesperado. Una explicación es que los perros muestren menos interés en las voces de extraños a medida que envejecen -señaló Mathevon-. Además, el cachorro puede aprovechar una receptividad innata a los sonidos agudos; un rasgo que desaparece a medida que envejece».

Fuente: http://www.infobae.com/tendencias/mascotas/2017/01/17/por-que-esta-bien-hablarle-a-los-perros-como-a-los-bebes/

Que fumes también es malo para tu perro.

Un estudio de la Universidad de Glasgow confirma el riesgo para los animales domésticos.

Los riesgos para la salud de un fumador no acaban en sí mismo, sino en todo su entorno cercano, incluidos los animales domésticos. Así lo ha determinado el último estudio llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de Glasgow (Escocia) que evidencia que las mascotas que viven en hogares donde alguien fuma tienen mayor riesgo de tener mala salud.

 ¿Cómo afecta la exposición al humo de tabaco a los gatos y los perros?

Partiendo de esta base, los investigadoresanalizaron los niveles de nicotina en la piel de animales domésticos (con dueños fumadores y no fumadores) y analizaron si estos niveles estaban asociados con cualquier problema de salud. También se examinaron los testículos de perros tras la castración con el fin de identificar cualquier signo de daño celular.

Los resultados revelaron que, los animales, sobre todo los gatos y a continuación los perros, tenían más riesgo de daño celular, de algunos tipos de cáncer y de aumentar el peso. Los gatos son las mascotas con mayor peligro porque ingieren más humo que los perros debido a su alto nivel de autohigiene, por el que absorben más toxinas del ambiente. El riesgo se reducía cuando los dueños fumaban en las terrazas o los patios, al reducir la cantidad de humo a la que estaban expuestas las mascotas.

Según los expertos, los perros y los gatos estarían en una situación de mayor peligrosidad incluso que los niños, debido a que las mascotas cuentan con menor altura y son más propensos a ingerir el humo de tercera mano, esto es, los productos químicos del tabaco presentes en alfombras y otras superficies.

“Los dueños de mascotas a menudo no piensan en el impacto que el tabaquismo podría tener en sus mascotas. Dejar de fumar por completo es la mejor opción para el futuro bienestar de la salud tanto suya como de su mascota”, explica Clare Knottenbelt, líder del estudio publicado también por el Centro de Control de Enfermedades.

Así, si uno de nuestros propósitos de Año Nuevo ha sido dejar de fumar, esta investigación nos ofrece un incentivo adicional: dejar de fumar puede beneficiar la salud de nuestra mascota a la par que la nuestra.

FUENTE: http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/que-fumes-tambien-es-malo-para-tu-perro-501451991076

Consejos para no tener ni un pelo de mascota.

consejos-para-no-tener-peloLos mejores trucos para combatir los pelos de mascota en casa

Una mascota te hace compañía, te da calor en invierno,  te anima en los días más grises, te da cariño, amor incondicional… ¡y te deja la casa llena de pelos! Esto último es inevitable. Tanto si se trata de un perro como de un gato, lo normal es que tus muebles y tu ropa acaben llenos de pelillos que serán difíciles de quitar.

Este es un problema importante, sobre todo para los alérgicos. Aunque más allá de los estornudos, a nadie le gusta llegar al trabajo y que su jersey nuevo tenga más pelos que Chewbacca. Hoy en el blog vamos a recoger algunos de los mejores trucos para luchar contra los pelos de mascota.

En primer lugar, y aunque suene a tópico, es importante cepillar diariamente al animal. Podemos incluso aprovechar cuando estamos fuera de casa para pasar la mano a contrapelo y quitar todo el pelo muerto antes de subir a casa y que acabe en nuestro sillón. Además de esto, toca aspirar o barrer la casa cada semana, obviamente.

Eso sí, una vez que el pelo se ha instalado en nuestro sofá, en la cama, la alfombra o en nuestra ropa… tenemos que recurrir a esos ‘trucos estrella’ para dejar las superficies como nuevas. ¿Tenéis vosotros alguno que nos podáis contar? Os animamos a dejar un comentario para que todo el mundo pueda probarlo.

Mientras tanto, nosotros os dejamos varios consejos que os pueden ayudar:

1)      Paños o una esponja mojada: con este mecanismo conseguimos que el pelo se vaya haciendo bola y sea mucho más fácil quitarlo con la mano y tirarlo a la basura.

2)      Rodillo o cinta adhesiva: Tenemos la opción de comprar uno de esos rodillos fabricados especialmente para este cometido. Este aparato se pasa sobre la ropa y quita buena parte de los pelos que se han pegado a la ropa o a las mantas. Ahora bien, si no queréis dejaros dinero en uno de estos rodillos, recomendamos probar a hacer lo mismo con un rollo grande de cinta adhesiva. Veréis lo bien que funciona…

3)      Globo o guantes de látex: Por último, podemos recurrir al poder de la electricidad estática. Con un globo hinchado y agitado o con un guante de látex conseguiremos sacar esos últimos pelos que se niegan a acabar en la basura.

Finalmente, es muy importante vigilar de vez en cuando que con no se obstruyan los filtros de la aspiradora, del aire acondicionado y de la calefacción. A ver si los pelos de nuestra mascota nos van a salir demasiado caros…

Fuente: http://homesapiens.es/2016/05/los-mejores-trucos-para-combatir-los-pelos-de-mascota-en-casa/

Deje que los perros sigan siendo perros.

COCINAR PARA TU PERROHumanizar a los animales de compañía  puede traer problemas conductuales.

Animales con el pelo tinturado, esmalte, disfraces, zapatos, en coche para bebés… esto hace parte de la antropomorfización o humanización que, como responsables de nuestras mascotas, les estamos imprimiendo a nuestros perros, y así los alejamos de su ser. Humanizar a los perros trae consigo problemas conductuales que pueden llegar a afectar a la familia, pues en muchos casos pierden su norte como perros, se pueden volver agresivos y el vínculo animal-humano se daña.

“Cuan más claras tengamos sus necesidades de especie, más fácilmente podremos interactuar con nuestros animales de compañía sin dejar de ser ellos caninos y nosotros humanos”, afirma la etóloga Carolina Alaguna, asesora del programa Pedigree Adóptame.

En este sentido, atribuirles cualidades humanas a los perros puede traer varios problemas en temas de convivencia, tanto por la manera en que se les trata (como si fueran bebés o niños pequeños, que no lo son), como por actitudes que inocentemente suelen asumir sus responsables y que eliminan sus comportamientos naturales.

“Esto no es sano para los perros. Al sobreprotegerlos, ponerles ropa incómoda, disfraces, zapatos, llevarlos en coches para bebé con la idea de que ni siquiera puedan tocar el piso, tinturarles el pelo y colocarles gafas, por ejemplo, lo que hacemos es afectar negativamente su naturaleza de perro”, agrega Alaguna.

Como acudientes, debemos permitirles a los perros comportamientos propios de su especie, como que huelan a otros, jueguen, ladren o gruñan, ya que es lo natural y se fortalecen las actitudes positivas.

Restringirles a los perros sus conductas naturales produce afectaciones en su salud y vida normal, se puede llegar a males como ansiedad, miedo, inseguridad y agresividad tanto con perro como con sus propios amos.

No obstante, hay que recordar que los perros necesitan de un líder que les indiquen normas y reglas claras. “No podemos un día permitirles algo y al día siguiente negarles la misma conducta”, explica la etóloga.

Asimismo, engrosa cifras de abandono por el nivel de humanización al que se llega, pues el perro puede ser dominante y caprichoso y tener un amo permisivo y condescendiente.

Sin embargo, antes de llegar a tomar una decisión lamentable como el abandono es conveniente hacer revisar al perro por un médico veterinario que descarte males de tipo neurológico, tumores, daño renal o dolor agudo.

Claves para fortalecer lo positivo

– Es ideal que los cachorros permanezcan junto a su madre hasta mínimo los dos meses, así el periodo de impregnación (transmisión de información de especie) es exitoso.
– Actividad física con sus pares; los perros necesitan compartir no solo con humanos para fortalecer sus conductas positivas a través de rituales de jerarquía (permitirles olerse).
– Exponerlos a diferentes estímulos, como personas, niños, olores, formas, otras especies…
-Darles afecto, especialmente cuando estén tranquilos y no haya signos de ansiedad.

Un principio de libertad

Es importante saber que muchas conductas que tenemos como amos pueden recaer en maltrato animal, así que es vital conocer las cinco libertades de los animales para no errar.

1. Libres de pasar hambre o sed.
2. Libres de pasar sufrimiento o incomodidad
3. Libres de lesiones, dolor o enfermedad.
4. Libres para expresar una conducta normal (ladrar, oler).
5. Libres de temor o estrés.

Fuente:

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/problemas-conductuales-en-los-perros/16721421