Deje que los perros sigan siendo perros.

COCINAR PARA TU PERROHumanizar a los animales de compañía  puede traer problemas conductuales.

Animales con el pelo tinturado, esmalte, disfraces, zapatos, en coche para bebés… esto hace parte de la antropomorfización o humanización que, como responsables de nuestras mascotas, les estamos imprimiendo a nuestros perros, y así los alejamos de su ser. Humanizar a los perros trae consigo problemas conductuales que pueden llegar a afectar a la familia, pues en muchos casos pierden su norte como perros, se pueden volver agresivos y el vínculo animal-humano se daña.

“Cuan más claras tengamos sus necesidades de especie, más fácilmente podremos interactuar con nuestros animales de compañía sin dejar de ser ellos caninos y nosotros humanos”, afirma la etóloga Carolina Alaguna, asesora del programa Pedigree Adóptame.

En este sentido, atribuirles cualidades humanas a los perros puede traer varios problemas en temas de convivencia, tanto por la manera en que se les trata (como si fueran bebés o niños pequeños, que no lo son), como por actitudes que inocentemente suelen asumir sus responsables y que eliminan sus comportamientos naturales.

“Esto no es sano para los perros. Al sobreprotegerlos, ponerles ropa incómoda, disfraces, zapatos, llevarlos en coches para bebé con la idea de que ni siquiera puedan tocar el piso, tinturarles el pelo y colocarles gafas, por ejemplo, lo que hacemos es afectar negativamente su naturaleza de perro”, agrega Alaguna.

Como acudientes, debemos permitirles a los perros comportamientos propios de su especie, como que huelan a otros, jueguen, ladren o gruñan, ya que es lo natural y se fortalecen las actitudes positivas.

Restringirles a los perros sus conductas naturales produce afectaciones en su salud y vida normal, se puede llegar a males como ansiedad, miedo, inseguridad y agresividad tanto con perro como con sus propios amos.

No obstante, hay que recordar que los perros necesitan de un líder que les indiquen normas y reglas claras. “No podemos un día permitirles algo y al día siguiente negarles la misma conducta”, explica la etóloga.

Asimismo, engrosa cifras de abandono por el nivel de humanización al que se llega, pues el perro puede ser dominante y caprichoso y tener un amo permisivo y condescendiente.

Sin embargo, antes de llegar a tomar una decisión lamentable como el abandono es conveniente hacer revisar al perro por un médico veterinario que descarte males de tipo neurológico, tumores, daño renal o dolor agudo.

Claves para fortalecer lo positivo

– Es ideal que los cachorros permanezcan junto a su madre hasta mínimo los dos meses, así el periodo de impregnación (transmisión de información de especie) es exitoso.
– Actividad física con sus pares; los perros necesitan compartir no solo con humanos para fortalecer sus conductas positivas a través de rituales de jerarquía (permitirles olerse).
– Exponerlos a diferentes estímulos, como personas, niños, olores, formas, otras especies…
-Darles afecto, especialmente cuando estén tranquilos y no haya signos de ansiedad.

Un principio de libertad

Es importante saber que muchas conductas que tenemos como amos pueden recaer en maltrato animal, así que es vital conocer las cinco libertades de los animales para no errar.

1. Libres de pasar hambre o sed.
2. Libres de pasar sufrimiento o incomodidad
3. Libres de lesiones, dolor o enfermedad.
4. Libres para expresar una conducta normal (ladrar, oler).
5. Libres de temor o estrés.

Fuente:

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/problemas-conductuales-en-los-perros/16721421

Deja un comentario